jueves, 9 de abril de 2009

Imaginacion Activa.


Hubo un momento de vacilación en la que las lágrimas creyeron caer, pero no lo hicieron. Al parecer, fue solo un espejismo envuelto en el ambiente en el que se encontraba. Pero más tarde, cuando menos se lo esperaba sintió una leve molestia en la cara, una brisa más fría y un sabor más amargo. Nadie hubiera podido imaginar lo que le estaba pasando, ni ella mismo lo podía describir, lo único que podía decir es que de un momento a otro se le vino el mundo abajo.




Agustina.

1 comentario:

  1. cuantas veces uno cree que se le vino el mundo abajo, no?

    ResponderEliminar